REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

PODER JUDICIAL
CIRCUITO JUDICIAL PENAL DEL ESTADO LARA
TRIBUNAL DE JUICIO NO. 6
EN SU NOMBRE


Barquisimeto, 16 de Enero de 2007
Años 196° y 147°


ASUNTO PRINCIPAL: KP01-P-2005-006084

Juez Presidente: Dra. Pilar Fernández
Secretaria: Dra. María Georgina Jiménez Balza
Escabinos: karen Josefina Ferrer (Titular I), Alberto José Giménez (Titular II) y Neyda
Yasmira Pineda (Suplente I)

Defensa Privada: Dra. María Natividad Gómez, Dr. Alirio Echeverría y Dra. Yaira Rivero
Acusados:
Mireya Magdalena Sarduy Guedez: venezolana, mayor de edad, C.I 18737442, edad 19 años, fecha de nacimiento 05-12-1986, estado civil solterq, grado de instrucción 5to año de bachillerato, hijo de Mireya Guedez de Sarduy y Jesús Sarduy, domiciliado en Barrio Pueblo Nuevo, calle 11 entre 2 y 3, casa S/Nº, a dos cuadras de una cooperativa de esta ciudad.

Nilvia Aurora Sarduy Guedez, venezolano, mayor de edad, C.I 18737441, edad 21 años, fecha de nacimiento 18-11-1985, estado civil soltera, grado de instrucción 9 no grado de bachillerato, hijo de Mireya Guedez de Sarduy y Jesús Sarduy, domiciliado en Barrio Pueblo Nuevo, calle 11 entre 2 y 3, casa S/Nº, a dos cuadras de una cooperativa de esta ciudad.

Jesús Evangelista Yépez Burticar: venezolano, mayor de edad, C.I 16.402.704, edad 22 años, fecha de nacimiento 18-02-1984, estado civil soltero, grado de instrucción Bachiller, hijo de lucas Evangelista Yépez y María de Yépez, domiciliado en Carrera 27 esquina calle 28, casa Nº 27-10 en Barquisimeto, Estado Lara

Delito: Tráfico en la Modalidad de Distribución de Sustancias Estupefacientes y psicotrópicas, previsto y sancionado en el art. 31 en su encabezamiento de la Ley sobre el
Fiscal 22º y 11º del Ministerio Público: Dr. William Guerrero y Dra. Carmen Moreno


SENTENCIA ABSOLUTORIA
HECHOS Y CIRCUNSTANCIAS QUE FUERON OBJETO DEL JUICIO

El día 28 de Noviembre de 2006, este Tribunal Mixto con Escabinos de Juicio No 6 del Circuito Judicial Penal del Estado Lara, con sede en la ciudad Barquisimeto, constituido de conformidad con lo previsto en el artículo 344 del Código Orgánico Procesal Penal, dio inicio a la Audiencia Oral y Pública continuando los días 5,12,14 y 18 del mes de Diciembre, todo según lo establece el primer aparte del artículo 335 del Código Orgánico Procesal Penal, en relación con el artículo 336 de la misma ley procesal.

En la Audiencia de apertura el Fiscal 22 del Ministerio Público: Dr. William Guerrero, expuso oralmente su acusación en contra de los acusados: MIREYA MAGDALENA SARDUY GUEDEZ, NILVIA AURORA SARDUY GUEDEZ y JESUS EVANGELISTA YEPEZ BURITICAR ratificando el contenido de su escrito acusatorio, en razón de lo cual solicita su enjuiciamiento, por considerarlos autores y responsables penalmente de los hechos que expuso en los siguientes términos: que en fecha 16 de Mayo de 2005, previa orden de allanamiento, funcionarios adscritos a la Fuerza Armada Policial, procedieron a realizar la visita domiciliaria en la residencia de un ciudadano llamado YARUA MARTINEZ DEL PINO, RAMON TEJERAS y JESUS SARDUY, que una vez ubicados en la vivienda la cual se encuentra en la Urbanización Barici calle 4 entre calles “C” y “D” fue localizada en el interior de una de las habitaciones, que conformaban la vivienda, exactamente en la segunda planta debajo del colchón un koala de cuero, color negro, encontrándose en el primer cierre cuatro (4) envoltorios en forma tubular confeccionados en material sintético (guante quirúrgico) contentivos de un polvo blanco que al ser sometido en el transcurso de la investigación a las experticias legales resulto ser cocaína. También se encontraron diez (10) envoltorios confeccionados en bolsas plásticas transparentes cubiertas con tirro, igualmente contentivos del mismo polvo blanco, siete envoltorios de diferentes tamaños contentivos de restos vegetales que resulto ser Marihuana, y en la parte de afuera del jergón de la misma cama se encontró un envoltorio compacto, confeccionado en bolsa plástica transparente y cubierto con tirro marrón contentivo de un polvo beig. Por otra parte al realizarle revisión corporal a uno de los presentes en la vivienda se le decomiso en la parte trasera del bolsillo del pantalón que vestía, un envoltorio hecho con material sintético (guante quirúrgico) de forma tubular, contentivo de una sustancia blanca que posteriormente se determino era cocaína. En el allanamiento fueron decomisados objetos varios todos incorporados a la investigación y objeto de experticias y reconocimiento, y lo cual constituyo a decir del acusador, elemento suficiente para aprehender a los hoy enjuiciados: YMIREYA MAGDALENA DARDUY GUEDEZ, NILVIA AURORA SARDUY GUEDEZ y JESUS EVANGELISTA YEPEZ BURITICAR, quienes se encontraban en la vivienda al momento de la visita domiciliaria, al considera que son responsables de la comisión del delito de “Tráfico en la modalidad de Distribución de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas” ilícito previsto en el artículo 34 de la Ley Sobre Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas, tal se estableció en el escrito acusatorio, en virtud de lo cual solicita sean enjuiciados y una vez concluido el juicio, se dicte la correspondiente sentencia condenatoria.

Como elementos probatorios a fines de ser incorporados al juicio de conformidad con lo previsto en el artículo 326 del Código Orgánico Procesal Penal, el Ministerio Público ofreció pruebas testimoniales y documentales, debidamente especificados en el escrito acusatorio y cuya necesidad y pertinencia fue fundamentada oralmente en la audiencia de juicio.

Por su parte el Dr. Alirio Echeverría, (defensor del acusado Jesús Evangelista Yépez Burticar) expuso:

“…oida la imputación por parte del fiscal del Ministerio Público, rechaza, niega y contradice cada una de las partes del escrito presentado por el Ministerio Público, así como los hechos expuestos en el día de hoy, mi representado no guarda ninguna relación en cuanto a los hechos manifestados por la Vindicta Pública, los cuales serán desvirtuados por esta defensa. Mi representado no reside en la vivienda objeto del allanamiento, simplemente se encontraba allí por cuanto sostenía una relación de noviazgo con la ciudadana Silvia Sarduy. Fueron obviados por parte de los funcionarios actuantes diversas formalidades de las contenidas en el art. 210 del COPP, lo cual guarda estrecha relación con el procedimiento practicado. El único error que cometió mi defendido fue estar en el sitio menos adecuado el día y hora en específico. Hay que destacar que no existen suficientes elementos de convicción para estimar la responsabilidad de mi defendido, por lo que solicito una sentencia absolutoria. De igual manera los funcionarios actuantes violaron lo dispuesto en el art. 210 del COPP, no tomando las medidas de previsión mínimas aún cuando tenían suficiente tiempo, asimismo le negaron el acceso a la vivienda un abogado. Por todo ello luego de ser evacuado el debate probatorio, se dicte la respectiva sentencia absolutoria…”

En su oportunidad la Dra. Yaira Rivero (Defensa de Mireya Magdalena Sarduy Guedez y Nilvia Aurora Sarduy Guedez) manifiesto:

“…oída la imputación por parte del fiscal del Ministerio Público, esta defensa observó según lo narrado por el Ministerio Público, que no existen ningún elemento de interés criminalístico que establezca una relación de causalidad, que atribuya el hallazgo de la presunta droga y la relación que hubiere con estos tres ciudadanos presentes en la sala. Si bien es cierto que se expidió una orden de allanamiento, no es menos cierto que días antes se libró una orden de captura en contra de unos ciudadanos los cuales estaban identificados, siendo que el Ministerio Público ya tenía la certeza que eran estos tres ciudadanos, no correspondiéndose los nombres de nuestros representados con los ciudadanos a los que se les libró la orden de captura. Considera esta defensa que el proceso penal es individualísimo, en donde cada quien debe pagar por el delito cometido, por lo que se estaría cometiendo una atrocidad al condenar a tres ciudadanos que no tienen ningún tipo de responsabilidad de un hecho que se investiga. Los testigos señalaron en el procedimiento que lo funcionarios penetraron a la vivienda y fue posteriormente que fueron a buscar a los testigos lo cual representa ana flagrante violación a lo establecido en el art. 210 del COPP. Es importante señalar que los mismo funcionarios actuantes quizás por equivocación que ingresaron a la vivienda y que el agente Fabián realiza una revisión a todo el inmueble y luego es que entran los demás, entonces nos quedaría preguntarnos que estaría haciendo él solo revisando el inmueble sin la presencia del propietario del inmueble. En relación a lo manifestado por el fiscal en cuanto a la balanza, la misma arrojó resultados negativos, asimismo de los cartuchos encontrados, pero lo que no mencionó el fiscal es que también se encontraron en la vivienda la permisología respectiva para el porte de arma, lo cual evidencia que no se estaba cometiendo ningún ilícito, por lo que esta defensa hace un llamado a la reflexión ya que sería injusto condenar a tres personas que no tienen relación alguna con la comisión del delito imputado. Por todo lo expuesto solicito una vez vista las resultas del proceso se dicte una sentencia absolutoria y se otorgue la libertad desde sala a mis representados…”

El tribunal admitida como fue la acusación fiscal y las pruebas ofrecidas, impuso a los acusados de los derechos procesales que les asisten, así como de las medidas alternativas a la prosecución del Proceso y especialmente fueron debidamente impuesto del contenido del Precepto Constitucional previsto en el ordinal 5º del artículo 49 de la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela, acogiéndose cada uno de ellos al mismo, manifestando su voluntad de no declarar en ese momento y reservándose el derecho a hacerlo en cualquier estado del juicio.

Seguidamente y de conformidad con lo establecido en el artículo 326 del Código Orgánico Procesal, se aperturó el juicio a pruebas oyéndose a los testigos que expusieron:

La testigo ANA JULIA PÉREZ, C.I 5.645.718, manifiesta:

“… a las 8 de la mañana llegó Jesús y nilvia y me preguntó si el muchachito estaba enfermo y le dije que no y como a las 10 escuche un escándalo venía nilvia con unos policías y se montaron en el techo y un señor alto se puso a leer un papel y no le entendí nada y a nilvia le dio una crisis y al rato el señor me preguntó si tenía las llaves del cuarto y le daba a la puerta y al rato me dijeron que subiera y encontraron un koala y me quedé sorprendida porque nunca lo había visto y me preguntaron que quien dormía ahí y le dije que Jesús y cuando bajé había mas gente y al rato tenía a Jesús parado en la pared y le sacaba algo de los bolsillos, como a la media hora llegó una fiscal con un guardia, como a las 5 de la tarde todos se fueron y yo me vestí y fui y cuando llegue allá me asieron como 5 hojas de papel y como no se leer le dije a la srta que me fuera diciendo…yo estaba en esa casa porque estaba trabajando cuidando a una niña… tenía 20 años en esa casa… yo estoy ahí desde que murió la mamá de ellas… son 5 hermanos… ese día estaba la señora que trabaja, yo y los que llegaron… la señora que trabaja se llama Morelbia, ella lava, limpia y ayuda en la cocina… en esa casa vivía Jesús, Silvia y yo… Jesús es el papá de la muchacha… vivía tambien Yarua que era la esposa de Jesús, nilvia, la señora y yo… Jesús para ese entonces tenía 11 años, Karen tiene ahora como 15 años y Mayra que esa la hija de Yarua… las otras dos hijas del señor Jesús no vivían en la casa, ellas estaba muy pegadas con su abuela, viven con ella desde que se murió su mamá… creo que hace como 5 años… el allanamiento fue como a las 10 de la mañana… en ese momento el señor Jesús no estaba en la casa solo la señora que trabaja, Silvia y Mireyita que llegó con la policía y con Jesús y yo… Silvia me dijo que le habían hecho una llamada diciéndole que el niño estaba enfermo… ellos llegaron caminando… yo casi no conocía l novio de nilvia… yo le abrí a los policías y otros brincaron… la casa es de dos pisos, en el primer piso está la cocina, dos cuartos, dos baños, ahí duermo yo sola en el otro cuarto no duerme nadie… en el segundo piso hay cuatro cuartos… el colchón esta en el cuarto de Jesús, ellos para entrar tumbaron la puerta, porque nadie tenía las llaves de ese cuarto… a mi nunca me dieron llaves del cuarto, nadie entraba a ese cuarto… los gastos de la casa los pagaba el tío de las muchachas, se llama Freddy y una señora que está en Bélgica de nombre María… Yarua era quien se encargaba del niño… tambien revisaron la cocina y reventaron los cables y todo… la policía solo revisó a Jesús, yo vi cuando le sacaron un bojotico del bolsillo y lo pusieron encima de la mesa, estábamos en la sala del primer piso… la casa tiene un corredor… para ir al segundo piso hay dos escaleras… hay una cerca de la piscina que da para la oficina, la cual era utilizada por el señor… los policías habían ido como tres veces pero nunca habían encontrado nada esta fue la primera vez… actualmente trabajamos la otra señora y yo, ningún miembro de la familia… cuando estaba el señor Jesús a veces venía visitas y los atendía en el recibo…tengo 2 años trabajando en esa casa… yo atendía a las niñas y cuando su madre murió yo me quede con ellas… yo ayudé a criar a las muchachas… los policías llegaron con Mireyita y tocaron la puerta y yo les abrí y otros brincaron por el techo… antes de eso no escuché absolutamente nada… ese día yo estaba en la cocina, Silvia y Jesús estaban en el recibo y la otra señora estaba limpiando al lado de la piscina… entre el recibo y la puerta de acceso al inmueble hay poca distancia está casi al frente… Mireyita fue la que llegó de última… tambien entraron unos señores que y que eran testigos que nunca había visto… unos funcionarios estaban con uniformes y otros normal… las personas llegaron como hormigas… me leyeron un acta en el recibo pero yo no entendía nada, estaba ahí tambien Mireyita a ella le dio una crisis… luego me llamaron y me mostraron un koala viejo que yo nunca había visto… me preguntaron que quien dormía ahí y le dije que Jesús… los funcionarios me llamaban pero del resto yo no los acompañe… los testigos cuando yo subí ya estaban arriba, ellos acompañaron a los funcionarios… cuando revisaron a Jesús le sacaron un bojotico… yo había visto a Jesús con anterioridad pero no lo conocía bien… yo sabía que Jesús era el novio de Silvia…yo no leí el acta que firme a mi me iban diciendo que era lo que tenía que hacer… yo ha hablado durante el interrogatorio del Jesús que está aquí presente (acusado)… la habitación que fue revisada fue la del señor Jesús Sarduy… el acusado (Jesús), no vivía en la casa…los policías se fueron como a las 5 de la tarde… a Jesús Yépez lo revisaron como a la 1 de la tarde… entre los policías había una policía mujer, pero ella no revisó a nadie ni ningún espacio de la casa… cuando los policías entraron nos dijeron quieto y todos nos quedamos sentados, y posteriormente los esposaron… a ellos tres (acusados) los tenían sentados… la casa tenía un sistema de seguridad con cámaras, durante el allanamiento estaban funcionado y ese mismo día reventaron los cables… ese sistema estaba en la cocina, garajes, en las escaleras, en la calle… Mireyita venía con la hija de nilvia que debe tener como 2 añitos… yo fui la que me encargue de la niña todo el día… yo fui a acompañar a los policías cuando me llamaban con la niña en brazos… no recuerdo el nombre de la fiscal que llegó con el guardia, eran como las 2 de la tarde y nos preguntó si estábamos bien…a Jesús lo revisaron antes de que llegara el fiscal…en ese momento yo vi mucha gente dentro de la casa, era como un ejército… las niñas se fueron con su abuela como a los 15 días de haberse muerto su madre… ellas venían a la casa de vez en cuando… ellas estudiaban por pueblo nuevo… ese día el papá de las niñas no estaba yo estaba sola, él tenía como dos años sin ir a la casa…”

La testigo DAMARIS GUÉDEZ GARCÍA, C. I 7.321.495, expuso:

“… ese día recibi una llamada que en Barisis habçian unos policías y me fui para allá porque me acorde que estaban los niños allá y llegue y no me dejaron entrar y me dijeron que esperara afuera, luego llamé a un amigo abogado y el mismo llegó pero tampoco lo dejaron entrar, luego me fui a la fiscalía y me atendió la Dra Samia y ella fue hasta allá y luego me hacen pasar para entregar me a la bebé, y cuando me encuentro con la sorpresa que estaban Mireya, Silvia y Jesús esposados y luego se los llevaron…el funcionario que practicó el allanamiento se llama Adrián Méndez… yo llegue como a las 11 de la mañana… a mi amigo el abogado no le permitieron el acceso… el allanamiento terminó como a las 5 p.m… la fiscal llegó con un guardia… el Comandante de la Policía Rodríguez Figuera llegó cuando se estaban llevando a los muchachos. Las Defensoras Yaira Rivero y María Gómez no formulan preguntas. El Fiscal 22º pregunta a lo que ella responde: yo supe lo que pasaba porque me llamaron por teléfono a mi celular, era una voz masculina… yo estaba por la vargas saliendo de un seminario de peluquería… yo recibí la llamada como a las10:45… yo m fui en el carro, iba sola… cuando llegue a la casa le pregunté a un señor y no me dejaron entrar, nadie me daba razón de nada… yo llame a mi mamá y me dijo que Mireya había salido… mi madre vivía en el Pueblo Nuevo… para la época del allanamiento vivían con mi mamá las muchachas (mireya y nilvia), mi papá y yo… a Jesús (acusado) lo había visto en la casa de mi mamá porque era novia de nilvia… las muchachas iban muy poco para la casa de Barisis, a veces pasaba una semana y no iba… para ese momento Mireya estudiaba y silvia hacía un curso… yo llame por teléfono a mi amigo el abogado, nosotros fuimos a la fiscalía y luego retornamos nuevamente a la casa… yo no sabía que mis sobrinas estaban ahí… la casa de Barisis era de mi hermana…yo tenía muchos años sin tener contacto con Jesús Sarduy, desde que se murió mi hermana mas nunca… mis sobrinas se fueron con mi mamá luego que pasó la última noche… mi madre murió hace como 7 años…, es todo. La fiscal 11º pregunta a lo que ella responde: estaba Jesucito, Karen y la Bebé de nilvia… yo no sabía en donde estaba Mireya… llegando yo inmediatamente llegó el abogado… eso fue un día de semana… yo fui a la fiscalía de la 18 entre 27 y 28… gracias a esa gestión fue que pude entrar y en eso me asombre tanto que quede sin palabras y comentaban que hablaban de gramos y de cosas que tenían en la mesa… cuando entre los vi a los tres esposados… los niños estaban en la escuela pero yo no sabía nada… la bebé estaba en un cuarto de la parte de abajo, estaba sola una funcionaria fue y la buscó…”

Por su parte la testigo MARÍA RODRÍGUEZ, C. I 4.487.651 manifiesta:

“… yo tenía 4 meses trabajando ahí, a las 8 a.m., llegó Silvia con el detenido porque había recibido una llamada, y como a las 10 llegó Mireyita pero no llegó sola, ella llegó gritando y llamé a Ana Julia y se asomó, y varios policías se subieron por encima y entraron y nos dijeron que era una allanamiento, Jesús y Silvia se sorprendieron pero igual los esposaron y los separaron y al rato los policías subían y bajaban, eran como 15 o 20, habían algunos de civil y otros uniformados, yo estaba con Jesús y Silvia, y como Jesús tenía las esposas muy apretadas hacia atrás yo vi cuando le puso algo y él le dijo y el policía le dijo que se quedara quieto, llego un guardia y luego Rodríguez Figuera… yo tenía para ese momento 4 meses trabajando… nunca había visto eso… a la casa ingresaron de 12 a 15 personas…”

La experta NELLY DAZA, C.I 3.542.653:

“…en relación a las experticias toxicológicas 1125, 1126, y 1127 de fecha 02-06-05 reconozco el contenido y firma de las experticias. En cuanto a la Nº 1125: es una experticia individual ya que se trabaja sobre el raspado de dedo, perteneciente a Pérez Nilvia Aurora, se le toma muestra de raspado de dedo y orina, a la cual se la aplican las respectivas técnicas, igualmente con la muestra de orina que se rotula y se deposita a la refrigeración, para posteriormente buscar la muestra patrón, luego vienen las reacciones, la cual tuvo como resultado ser negativa. A la muestra de orina se le practicaron reacciones en medio ácido y en medio alcalino, la cual siempre va a estar en presencia de un patrón y arrojó resultados negativos ante la presencia de la marihuana y cocaina…En relación a la Nº 1126: perteneciente a la ciudadana Guedez Mireya Magdalena, la cual se realiza para determinar presencia de estupefacientes en el organismo, se sigue el mismo procedimiento anterior, se le practican las reacciones respectiva en presencia de un patrón las cuales resultaron negativas, luego se toman dos muestra. En cuanto a la planta marihuana arrojó resultados positivos al igual que para la muestra de cocaina y para otras sustancias tóxicas resultó negativo. No se determinó presencia del activo principal de la planta marihuana, y fue positivo en orina… En relación a la Nº 1127: Yépez Jesús Evangelista, en este caso es igual que la primera, para el raspado de dedo arrojó resultados negativos, al igual que para la muestra de metabolitos presentes en la orina…En relación a la experticia Química de fecha 20-06-05, la cual tiene como objetivo principal la presencia de sustancias y alcaloides, consiste en varias evidencias, a las cuales se le determinó el peso de cada una de ellas, se hizo un chequeo de los reactivos y se procede a los análisis correspondientes, se hizo una extracción del medio alcalino y dio positivo para los alcaloides, como conclusión se puede decir que para las muestras b y c, se determinó la muestra de trazas alcaloides cocaina, en la muestra a, d y e, solo la presencia de alcaloide cocaina. En relación a la Experticia Botánica de fecha 20-06-05, a fin de identificar la marihuana, se tomó una muestra a la cual se le aplicaron los reactivos y fueron observados al microscopio, se concluye que de acuerdo a las características organilépticas, pertenecen a la planta conocida como marihuana cuyo nombre científico es Cannabis Sativa Linne…resultó negativo solo para la marihuana… se tomó una sola muestra por lo que, no se puede decir que en 24 horas el organismo haya eliminado las sustancias de metabolitos… cuando la sustancia solo se manipula, el resultado de la muestra de orina sale negativo…las características similares que presentan las muestras a y d, son el material en que se encontraba la sustancia que eran unos guantes elaborados en material elástico… algunas veces la sustancia tiende a colorarse amarillenta… tanto la muestra a como la d, presentaron las mismas características químicas, presentaron alcaloides cocaina… las trazas de cocaina produce los mismos efectos de la alcaloide cocaina pero tiene que ser en mayor cantidad… esas alcaloides van directamente al sistema nervioso central produciendo una sensación de euforia… en caso de la experticia botánica no son similares a la sustancia cocaina… reconozco mi firma en las experticias…también existen métodos científicos para analizar la sustancia cocaina al igual que la marihuana, pero existen otras sustancias son mas fácil de arrastrar con agua y jabón, y entonces se estaría perdiendo el trabajo… la desaparición de las resinas son relativas… cuando se pulverizan compactos de cocaina, su estado va a depender del equipo empleado… una vez que es compactada se puede pulverizar con golpes pudiera ser en un mortero… una vez pulverizada puede desplegar particulas en el ambiente hasta puede darse el caso que cualquier persona las puede inhalar… en relación las muestras a y d, para llevarlas a dediles compactadas, mi experiencia me lleva a manifestar que nunca he visto como se realiza… no se si se puede compactar sin algún tipo de maquinarias… las experticias fueron realizadas en equipo, conjuntamente con la Dra. Wilma Mendoza y el Dr. Julio Rodríguez…quien toma las muestras de orina era siempre el toxicólogo quien conducía a la persona hasta la puerta del sanitario… nosotros no podemos determinar el grado de dependencia de un narco dependiente…en caso de la marihuana es posible que alguien que este cerca de un consumidor pueda absorber y en caso de la cocaina como es polvo pudiera las partículas alcanzar a evaporarse en el ambiente…

La testigo YDELMAR ADARMIS OROZCO RODRÍGUEZ, C. I 15.667.479 manifesto:

“… soy funcionaria policial con cinco años de servicios, el día 16-05 procedimos a dar cumplimiento a una orden de allanamiento en la urb. Barisis, la comisión se trasladó, llegamos en una plaza y duramos como 5 minutos, cuando sale una ciudadana de la casa que me estaban señalando y llegamos a la casa y la ciudadana que había salido venía de regreso y tocamos la puerta como 2 minutos y como no salió nadie el jefe de la comisión nos indica que brincáramos, luego viene la muchacha y nos abre y cuando estábamos en la sala se le explicó lo de la orden de allanamiento y sus derechos y luego procedimos a la revisión en presencia de los testigos, se revisó detrás de la puerta principal en donde había como un trabajo de santería luego subimos a segundo piso en donde el cuarto principal estaba cerrado, indicando la ciudadana que siempre estaba cerrado y se tuvo que hacer uso de la fuerza y debajo del colchón se encontró un koala contentivo de envoltorios, una tarjeta de crédito, de débito y unas llaves de un corolla, cuando bajé se revisó al muchacho y se le encontró en el bolsillo trasera un envoltorio de los llamados dediles, luego subimos por una escalera y en un estante se encontró una balanza y una cédula y 19 cartuchos sin percutir, luego en la biblioteca había varios cartuchos unos percutidos y otros sin percutir y varios documentos personales…tuve conocimiento del procedimiento de allanamiento ese mismo día en horas de la mañana… el inspector Vegas, Sgto Marchán, Agte Marcelino y Fabián… nos ubicamos en la plaza para coordinar las medidas de seguridad, desde ahí yo tenía alcance visual… es como a una cuadra y media… los testigos eran de sexo masculino creo que de 40 años de edad… la residencia tenía un reja de color negro y alta… el inspector indicó “ESTO ES UN ALLANAMIENTO, ES LA POLICÍA”… él llamó primero… la joven llegó como a los 3 minutos de nosotros haber llegado… la joven tenía como 20 años con una niña como de un año en brazos… ella llegó caminando… ella llegó y preguntó que que pasaba que esa era su casa y llamó a una señora y nos abrió la puerta… al entrar se les mostró la orden de allanamiento… en el porche el inspector le leyó la orden de allanamiento… en el porche se observaron unas cámaras de seguridad… cuando entramos estaba una muchacha un muchacho y la señora… ellos manifestaron que vivían ahí… yo fui la escribiente lo relativo al acta de registro y de todo el procedimiento… en el cuarto de arriba estaban
todos los funcionarios y la muchacha que venía con la niña en brazos y yo estaba abajo… la otra muchacha y el muchacho estaban en la sala… al muchacho se le impuso de sus derechos cuando se le encontró en el bolsillo el envoltorio y a la otra muchacha cuando se le dijo que nos tenía que acompañar…al momento de encontrarle el envoltorio al muchacho no se le habían colocado las esposas… una de las muchachas estaba vestida con una pijama y yo luego la acompañé a cambiarse y el muchacho estaba con un jeans… a muchacha que estaba adentro manifestó ser la madre de la hija de hecho la señora que según ellos era la doméstica, le preparó el tetero… la muchacha que venía de la calle no venía con maletas… en la residencia había un corral… en la casa no habían vehículos… las dos jóvenes detenidas fueron inspeccionadas corporalmente en un cuarto de la casa, incautándosele unos celulares… a ellas se les permitió hacer uso de los celulares antes de haber encontrado algo... el allanamiento comenzó a las 12 del mediodía y la revisión la realicé al rato… a parte de los celulares no se le incautó a las jóvenes ninguna otra cosa… cuando veníamos saliendo los tres detenidos hicieron un ofrecimiento de 50 millones de bolívares para destruir las actuaciones policiales… durante el procedimiento llegó el comisario jefe de la división, luego la fiscal 21 con una ciudadana que dijo ser la tía de las jóvenes y a quien se le hizo entrega de la niña y posteriormente llegó el comandante Rodríguez Figuera… la fiscal nos dijo que había recibido una denuncia de una persona que le había indicado que allí se estaba levantando un procedimiento sin orden y que se estaban maltratando a unas personas… hasta que nos fuimos no llegó ningún niño… nosotros nos fuimos como a las 5 de la tarde… la muchacha que venía llegando que venía llegando al momento de encontrar las evidencias en el primer cuarto empezó a llorar y los otros estaban nerviosos…se le puso a la vista el acta de registro y reconoció esa como su letra… siempre se deja constancia de todo lo que acontece durante el procedimiento al igual que los objetos que se incautan… yo observe las cámaras de seguridad lo cual no se dejó constancia porque no lo vimos como una evidencia de interés… no observé si funcionaban… e veía que estaban en buen estado de uso… el comisario llegó a supervisar el procedimiento… los muchachos ya estaban arriba brincando cuando ella llegó…Se realizo en presencia de los testigos, los cuales se encontraron en la vía…Se detuvo a las hijas del señor porque estaban allí y manifestaron vivir ahí…la droga se encontro en la primera habitación debajo de un colchón…a nosotros nos dijeron que la Sra. Yarua tenía las llaves de ese cuarto…al momento del hallazgo de la droga yo estaba abajo…al muchacho se le reviso como después de una hora de haber ingresado al inmueble…el muchacho antes de la revisión no estaba esposado…”

El testigo GREGORYS JOSE VEGAS DUDAMEL C.I. 12.249.124 expuso:

“…fui comisionado para participar en el procedimiento en la Urbanización Barisi…se procedio a la revisión y se encontro en la parte de atrás de la puerta una especie de santería…los funcionarios informaron que en la parte de arriba de la casa habían encontrado droga …se reviso a un ciudadano que estaba en la sala y se le encontro en el pantalón un envoltorio parecido a los encontrados en el koala…yo estaba en la Sala y vi toda la revisión…en ese momento las personas se encontraban esposadas…al joven se le esposo cuando se le encontro la droga y a las ciudadanas cuando iban a ser trasladadas…yo fui el jefe de la comisión…nosotros recibimos instrucciones para practicar los procedimientos…la orden iba dirigida a Jesús Sarduy, RamónTejera y Yarua Martínez…yo no presencie el hallazgo de la droga…cuando ibamos en la vía pedimos la colaboración de los testigos pero no recuerdo la dirección exacta…los testigos fueron ubicados como a diez cuadras del sitio… ellos no nos manifestaron si habían sido testigos en otros procedimientos…”

El testigo FELIPE ANTONIO MELÉNDEZ, C. I 20.045.598, manifiesta:

“… cuando a mi me detuvieron en la avenida Lara para ser testigo de un allanamiento cuando me monté en la unidad fuimos a una residencia en Barisis, luego nos paramos en una plaza estuvimos un rato ahí y ellos comenzaron a radiar a una unidad y luego detuvieron en la residencia una muchacha con un niño y ellos querían brincar la s rejas y luego le dijeron a la muchacha que le abriera y ella le dijo a la selors de servicio que abriera, luego entraron y entramos y empezamos a revisar el recibo, los cuartos y detrás de la puerta principal estaban unas esposas, luego a la habitación de la señora de servicio, la cocina, entramos a un cuarto en donde se encontró un casco de moto, luego fuimos a otra habitación, luego a la habitación de un bebe en donde estaba una cuna y luego en la habitación de la señora y debajo del colchón se encontró un koala con droga, unas llaves y en el armario ropa, unas cajas de güisqui, y cuando bajamos las escaleras estaban una joven y un muchacho y el funcionario nos dijo que nos acercáramos porque iban a revisar al muchacho y le sacaron un dedil del bolsillo, luego encontraron una balanza, luego fuimos a la habitación de una de las detenidas y se encontró media caja de proyectil de 22, y luego nos dirigimos a una oficina en donde se encontraron unos portes de armas… para esa época yo era vigilante de seguridad… yo vi cuando encontraron la droga debajo del colchón, ahí estaba la muchacha detenida y los dos testigos y los funcionarios… la muchacha detenida era la mas gordita, que la vi cuando estábamos dentro de la casa, a parte de esa droga, le encontramos al muchacho un dedil en el bolsillo del pantalón, pero primero se encontró la droga en la cama… ese día había un niño en la casa, que apenas caminaba y la cargaba la muchacha gordita… la gordita es la misma que llamó para nos abrieran la casa… el procedimiento empezó como a la 10 a 11 y terminó como a las 5 de la tarde y durante ese tiempo no llegó otro niño a la casa… quien tenía la niña era la señora del servicio… en la habitación del joven habían guantes, bates y un casco de moto… vi también juguetes de niños… en ese procedimiento resultaron tres detenidos dos femeninas y un masculino… el testigo señala en sala a los acusados como los mismos que fueron detenidos… la que tenía el niño es Mireya Magdalena Sarduy y al que le sacaron la droga del bolsillo fue al muchacho Jesús Yépez… nosotros vimos a los jóvenes que estaban en la sala cuando bajamos de haber revisado los cuartos de arriba… cuando ingresamos a la casa estaban las dos señoras de servicio y la que entró con nosotros… no recuerdo si los detenidos tenían teléfonos celulares… estuvimos en la plaza como 5 minutos, no queda lejos de la casa, si se puede alcanzar a ver la casa…, durante el procedimiento solo llegó a la casa un pintor pero el funcionario lo devolvió porque estaban ocupados, bueno tambien llegó una fiscal y pidió las cédulas… no vi ningún maltrato… no conocía a los funcionarios policiales… los funcionarios presentaron la orden de allanamiento… a mi de detuvieron en la avenida Lara con avenida Francia, cerca del Tiuna, es lejos de la residencia… los funcionarios radiaron y hablaron con otros funcionarios, a la casa llegaron dos vehículos… eran como 7 a 8 funcionarios… desde la plaza no pude observar que hubiera salido alguien de la casa… la muchacha fue ubicada como a media cuadra de la casa… al llegar a la casa entraron primero los funcionarios y yo entré al rato… lo primero que hicieron los funcionarios al entrar revisaron… uno de los funcionarios andaban con nosotros y los otros estaban dispersos… eran cuatro habitaciones, todas las puertas estaban abiertas… cuando ingresamos al cuarto del señor la puerta estaba abierta, la cual tenía signos de violencia… yo ingresé como con 3 funcionarios, tambien el otro testigo y la muchacha detenida… a ellos se les señaló que podía llamar a alguien que los asistieran… duramos mucho tiempo revisando la casa… cuando bajamos vimos a los muchachos, el joven tenía un pantalón blue jeans y la camisa no se de que color era y la muchacha no recuerdo como estaba vestida, ellos estaban sentadas, y el muchacho estaba esposado… cuando revisaron el joven le lograron sacar el dedil pero no estoy seguro si estaba esposado… antes de que fuera revisado ya estaba esposado… ningún documento encontrado pertenecía a los acusados… yo vi a la gordita cuando estaba abriendo la casa yo estaba del lado de afuera de la casa, ella cargaba una niña… la joven que estaba con el muchacho si recuerdo que estaba vestida pero no se con que ropa…”

El funcionario FABIÁN ALFONSO RODRÍGUEZ SALCEDO, C.I 13.117.740, manifiesta:

“…el día 16-05-05, se constituyó una comisión integrado por el comisario Ascanio para realizar un allanamiento en la urb. Barisis, en una casa de dos plantas, antes de llegar a la dirección solicitamos la colaboración de dos testigos los cuales accedieron de forma voluntaria, ubicamos la residencia, y nos bajamos con los testigos en donde no nos atendieron y el insp. Vegas les gritaba que era la policía por lo que nos dijo que saltaramos la reja en eso se acrecó una ciudadana que nos indicó que vivía ahí y se le oindicó el motivo de nuestra presencia y se le mostró la orden de allanamiento, luego la doméstica nos abrió la puerta y vimos en la sala tres ciudadanos y le indicamos el motivo de nuestra presencia y se le leyó la orden y se les indicó que dicho inmueble iba ser objeto de un inspección y que tenía dereceho a tener a alguien de su confianza y nombraron a una de las domésticas y procedimos a revisar en la parte de abajo la sala y detrás de una puerta se encontró unas esposas como con un trabajo de santería, a mano izquierda se encontró un comedor y con los testigos presenciales se siguió revisando, luego subimos a la segunda planta en donde habían tres habitaciones de la cual había una cerrada de la cual la ciudadana manifestó no tener llaves, y la cual pertenecía su papá y a su madrastra y el agte. Marcelino procedió a entrar a la fuerza, tenía una cama y un closet, encontrándose debajo del colchón un koala con tres compartimiento, en el primer cierre se encontraron 4 dediles, con presunta droga, en el segundo cierre se encontró documentación con 10 envoltorios, en el tercer compartimiento había otro envoltorio, asimismo debajo del colchón había un envoltorio con una sustancia compacta con presunta cocaina y un manojo de llaves de vehículo con un emblema de la marca toyota, luego se revisaron las otras dos habitaciones no encontrándose nada, luego bajamos y revisamos por la parte de atrás pero no sin antes decirle al ciudadano que iba a ser objeto de una inspección lograndole encontrar en el bolsillo derecho de atrás, un envoltorio de material sintético con una sustancia en polvo de color blanco, por lo que se procedió a tomar las medidas de precaución poniéndole las esposas, luego fuimos al área de la cocina y el comedor en donde habían unas imágenes, la habitación de la doméstica, la piscina y una habitación que fungía como basurero, luego subí por una escalera de caracol, y en un pasillo en un mesa se encontró una balanza de color rojo y una cédula de identidad, luego revise otro cuarto en donde en un estante de hierro forjado encontré una caja de cartuchos sin percutir y se hicieron fijaciones fotográficas y luego llegó el comisario Ascanio a supervisar el procedimiento, luego en el estudio en el televisor se encontraron cartuchos percutidos y sin percutir y en un estante de madera se encontró documentación y unas cédulas de identidad, tambien hizo acto de presencia la fiscal 21º, y nos dijo que nos fuéramos a la parte de abajo, indagando ésta acerca de los testigos y tuvo conversación con los detenidos, tambien llegó una ciudadana quien dijo ser la tía de los detenidos quien se encargó de la niña, luego llamaron al General Figuera, y posteriormente se retiraron al verificar que todo se estaba haciendo ajustado a la ley, luego se le leyeron los derechos constitucionales a los detenidos y se trasladaron al ambulatorio y luego a la sede de investigaciones penales…una vez que ubicamos los testigos nos detuvimos para que el sub insp. Gregory nos indicaba cual iba a ser la casa allanada… fueron detenidas tres personas… vi primero a la muchacha que nos abrió, la segunda muchacha estaba junto al joven y la vi al entrar a la parte de la sala de la casa… los dos muchachos venía como de la cocina a la sala, él estaba con pantalones son zapatos y sin granela que se la colocó luego y la joven estaba en pijama… yo fui el que hizo toda la revisión… la droga se encontró debajo del colchón de la habitación principal de la planta de arriba y en el bolsillo del pantalón del joven… el allanamiento fue como a las 12:30 a 12:45 p., … en la cocina habían teteros de hecho la doméstica le preparó un tetero al bebe y en una de las habitaciones que habían cosas de niño… al ingresar a la casa se les preguntó a las dos ciudadanos sobre los nombres que aparecían en la orden y nos dijo que era su progenitor y su madrastra y que ellos vivían en la casa, ellas dos y el novio de su hermano… el día del allanamiento los detenidos intentaron sobornar la comisión, eso fue al momento de subir a la unidad antes de salir de la casa hablaron entre ellos y llamaron al jefe de la comisión y que para dejar el procedimiento hasta ahí que pidieran lo que quisieran y creo que mencionaron la cantidad de 50 millones…nosotros recibimos instrucciones cerca de la casa… la muchacha que traía en brazos a la niña solo tría un celular… encontramos a los testigos a la altura del banco provincial… del banco provincial al sitio que se iba a allanar habían como 8 cuadras… siempre se procura buscar los testigos cercanos al sitio a allanar pero muchas veces se nos crea problemas y por eso tratamos de ubicarlos ni muy cerca ni muy lejos… en el acta del procedimiento se dejó constancia que los detenidos quisieron sobornar… la muchacha que vimos salir yo me imagino que se devolvió…Marcelino Freitez fue quien hizo las fijaciones fotográficas… yo fui quien incauto la droga…luego en la sala estaban los otros ciudadanos …le indicamos que se pusieran en un sitio y luego le ordenamos que se sentara en un mueble y baje otra vez y le dije al Ciudadano que iba a ser objeto de revisión, encontrándosele un envoltorio, le dije que se pusiera contra la pared…”

FUNCIONARIO AGUSTIN JOSÉ PEREZ MARCHAN, C. I 5.936.417 manifiesta:

“… eso fue el 16 de mayo a las 12 horas del mediodía fuimos a darle cumplimiento a una orden de allanamiento en la zona de Barisis en una casa de dos plantas, nos trasladamos al sitio, ubicamos a dos personas para que nos sirvieran de testigos y nos trasladamos a la residencia y antes de llegar nos paramos para que nos dieran las instrucciones en ese momento sale del interior de la casa una ciudadana con una niña en los brazos y empezamos a llamar y no salía nadie y el jefe de la comisión nos dio orden de utilizar las técnicas policiales y es cuando se presenta la ciudadana que había salido y dice que vive ahí y llamó a alguien y se le leyó la orden e ingresamos, pasamos y vimos en la sala un trabajo de santería y los otros funcionarios subieron a la parte alta y cuando bajan nos dijeron que encontraron unos envoltorios presuntamente droga y el mismo que hizo la revisión en la parte de arriba revisó a un masculino y le encontró en el bolsillo una sustancia blanca presuntamente droga, yo estaba en la parte de debajo de la casa, y se prosiguió a la revisión y se encontraron una balanza, unos cartuchos, hizo acto de presencia la fiscal 21º quien le hizo una revisión corporal a los detenidos para verificar si estaban golpeados, luego llegó el Coronel Figuera, luego procedimos a trasladar a los ciudadanos aprehendidos y los pusimos a la orden de la fiscalía…la labor previa la realizamos el 10 de mayo, ya que en el comando habían llegado unas ciudadanas informando que en esa residencia pasaba algo que tenían venta de drogas… a parte de la persona que entró con nosotros se encontraba un masculino y tres femeninas de las cuales habían dos domésticas… dos muchachos estaban en la sala, el masculino con pantalón y una franela y la femenina en pijama… la misma ciudadana que nos atendió nos dijo que estaba ahí con su hermana y el concubino de la hermana… por lo que pudimos palpar ellos residen en la residencia… no presencié la incautación de la droga en la parte de arriba… mi función era custodiar… una de las doméstica fue nombrada por las detenidas como testigo asistente… solo presencié la droga incautada en la sala a la persona masculina, fue encontrada en el bolsillo derecho en la parte trasera del pantalón… la persona que se la incauto fue el Agte Fabián Rodríguez quien se encargó de la revisión de la casa… esas personas no estaban esposadas, solo el masculino al momento de incautársele la droga… la sala se encuentra en un espacio cerrado… ellos al momento que llagamos tomaron una actitud nerviosa… durante el allanamiento observé la misma niña que había salido con la ciudadana, era como de 1 año aproximadamente…la investigación se inicia por una denuncia de unas personas quienes informaron que en esa residencia vendían estupefacientes, se les tomó la declaración y posteriormente se comienza la investigación y se solicita una orden de allanamiento a la fiscalía 22º del MP… desde que comenzó la investigación hasta que nos expidieron la orden de allanamiento transcurrieron 6 días… para realizar el allanamiento nos fuimos 6 funcionarios incluyéndome en un solo vehículo… los testigos los recogimos en la avenida Lara no recuerdo exactamente el sitio… en la División tengo 2 años laborando, mi función es de investigación… no llevamos ningún registro de los testigos buscados para los allanamientos… el jefe de la comisión me indicó que yo debía custodiar la parte de la sala, me lo dijo desde el momento en que comenzó el allanamiento… si se quiere yo estoy facultado para la revisión corporal pero a mi no me comisionaron era función… durante todo el allanamiento ellos permanecieron sentados en el mueble de la sala… el masculino antes de encontrársele la droga no estaba esposado… en la residencia habían cámaras de seguridad pero no se si funcionaban…nosotros durante la investigación observamos que llegaban personas con actitud extraña y que se pasaban cosas como envueltas en periódico… las personas que llagaron a poner la denuncia nos dieron las características de la residencia y dieron el nombre de Yarua Sarduy, Jesús Sarduy y Ramón Tejera y por eso se solicitó la orden para esas tres personas porque nos dijeron que presuntamente ellos eran los que vivían aquí… no recuerdo el sitio exacto donde ubicamos a los testigos ya ha pasado mucho tiempo, lo que recuerdo es que fue en la avenida Lara… no se ubicaron los dos testigos en el mismo sitio… para ese tiempo tenía dos años como investigador… nos trasladamos a la residencia en una sola oportunidad y a cierta distancia la observamos como desde las 4 a las 7 de la noche… en esa oportunidad salió de la casa solo una persona la misma persona que vimos al momento del allanamiento…antes del allanamiento durante la investigación no se detuvo a ninguna persona…el agente Fabián Rodríguez fue quien le hizo al masculino una revisión de personas y le encontró el envoltorio en el bolsillo trasero… la posición del masculino al momento de la revisión corporal era sentado, y el agente le dijo que se levantara y que pusiera las manos hacia arriba que le iba a realizar una revisión corporal y le encuentra en el bolsillo derecho trasero el envoltorio… en ese momento se le hizo solo la revisión a la persona masculina y a las muchachas se las hizo una funcionaria que fue en el cuarto… fue comisionado para iniciar la investigación en este caso… la investigación se inició el 10-05-05, el mismo día que presentaron la denuncia… fuimos a la residencia en una sola oportunidad… ese día vimos a una sola que atendía a las personas que llegaban, era una persona masculina, pero no recuerdo mas características… ese día llegamos a la sede e informamos al jefe de la división lo sucedido y nos mandó a realizar un acta, al día siguiente y se llevó a la fiscalía a solicitar la orden de allanamiento y el día 12, nos la acordaron… lo primero que vimos al llegar a la residencia fue una reja que hay como especie de un jardín, tiene cemento, luego viene la puerta principal la cual se comunica con la sala principal y fue ahí en donde vimos a las personas, estaban los cuatro, las dos domésticas y dos personas mas, además de la que nos tendió fuera de la residencia, ellos son ubicados ahí mismo en la sala, ellos se manejaban libremente… yo me quedé en la sala mientras el Agte Fabián subía al segundo piso… ellos estaban ahí y pedían permiso para desplazarse… en la sala estaban ellos nada más…”

En este estado fue admitida como prueba documental ofrecida por la defensa Dra. Yaira Rivero conformada por copia fotostática actuaciones propias de asuntos signados con los Nros. P-03-1696 y P-03-1197, en los cuales aparecen como testigos presénciales de procedimientos de allanamiento en causa igualmente por delitos de Drogas, el ciudadano: José Francisco Valera Calderón C.I. 22.196.247.Ambos asuntos se ventilan por ante este Circuito Judicial Penal. Y fueron admitidos de conformidad con lo previsto en el artículo 359 del Código Orgánico Procesal Penal.

Concluidas las testimoniales fueron incorporadas para su lectura las pruebas documentales debidamente ofrecidas experticias toxicologicas y botánicas, así como las actas de investigación.

A tenor de lo previsto en el art. 360 del Código Orgánico Procesal Penal, el Fiscal del Ministerio Público Dr. William Guerrero presento conclusiones y expuso:

“… Esta representación considera que el procedimiento que dio origen a este juicio se realizó de acuerdo a los requisitos establecidos en la ley, un procedimiento ordinario en donde se llevó una investigación previa, en donde se solicitó una orden de allanamiento la cual fue acordada, por lo que los funcionarios competentes se trasladaron a la residencia objeto del procedimiento y en frente de los testigos respectivos se llevó a cabo el referido allanamiento. Ahora bien, en el debate se tuvo la oportunidad de escuchar a ocho testigos incluyendo a los funcionarios, y expertos, demostrándose con dichas experticias que las sustancias las cuales fueron sometidas eran cocaina y marihuana, es decir se demostró la existencia de la droga, que por la cantidad se puede decir que estamos ante la presencia de un delito bastante grave, como lo es el tráfico de Estupefacientes y Psicotrópicas, asimismo se demostró que la ciudadana Mireya Sarduy era consumidora de estupefacientes. En cuanto a los hallazgos no cabe la menor duda que en la habitación principal se encontró un koala contentivo de sustancia estupefaciente, asimismo los envoltorios que fueron encontrados en el bolsillo trasero derecho del pantalón del ciudadano Jesús Yépez, por lo que todos los órganos de pruebas ofrecidos por el Ministerio Público fueron ratificados en sala, se logró apreciar situaciones que demuestran que las hermanas Sarduy realmente residen en esa casa. Por otra parte a preguntas realizadas a la experto se evidenció que la droga incautada en el bolsillo derecho del pantalón del ciudadano Jesús Yépez guarda relación con la incautada en la habitación en el koala en virtud de guardar similares características no solo en cuanto a la envoltura sino a la sustancia como tal, asimismo quiero ser enfático en señalar que la orden de allanamiento no va dirigida a determinadas personas sino a un inmueble, simplemente se hace mención de nombres para tener alguna referencia. por todas estas circunstancias el Ministerio Público considera que quedó plenamente demostrado el delito imputado como lo es Tráfico en la Modalidad de Distribución de Sustancias Estupefacientes y psicotrópicas, por lo que solicito se dicte una sentencia condenatoria en contra de los ciudadanos Mireya Magdalena Sarduy Guedez, Nilvia Aurora Sarduy Guedez y Jesús Evangelista Yépez Burticar, atendiendo a la Sana Crítica, las máximas de experiencias, los conocimientos científicos y las reglas de la lógica y se mantenga la medida de privación de libertad…”

Por su parte el Defensor Privado Dr. Alirio Echeverría, concluye:

“… en nombre del ciudadano Jesús Evangelista Yépez, procedo a hacer un pequeño recuento de la forma como se inicia el presente asunto, asimismo quiero destacar que se violaron las disposiciones atinentes al art. 210 del Código Orgánico Procesal Penal, hubo una contaminación previa del área a inspeccionar por los funcionarios. El Ministerio Público habló del hecho que los acusados pudieron haber tenido algún temor y por eso no abrieron al primer llamado, lo cual es ilógico ya que si ello hubiese pasado pudieron muy fácilmente deshacerse de la sustancia. Asimismo el Ministerio Público ofreció experticias como la de Barrido entre otras las cuales no fueron incorporadas ni presentadas en el proceso. Por otra parte en ningún momento se encontró ningún tipo de elementos que demostraran que ellos se estuviesen protegiendo en la manipulación de la droga. Por otra parte, de las nuevas pruebas aportadas por la defensa en cuanto a las copias fotostáticas de los dos asuntos en los cuales fungió el mismo testigo de apellido Valencia Calderón. La investigación previa nunca mencionó que mi representado viviera en la residencia allanada, es decir que no se arrojó ningún resultado en relación a Jesús evangelista Yépez, por lo que no se le puede atribuir la responsabilidad en la comisión del delito imputado. De igual manera me causa bastante intriga, el hecho de que el Ministerio Público si tuvo fijaciones fotográficas, por que las mismas no constan en el expediente, lo cual es una situación por la cual esta defensa solita la nulidad de la orden de allanamiento realizada en cuanto a mi representado y solicito se dicte una sentencia absolutoria, ya que no existe ningún elemento de convicción que lo vincule con el delito calificado...”

Haciendo uso del mismo derecho la defensora Dra. Yaira Rivero, concluyo:

“... esta defensa va a hacer una breve alusión a todo lo que se refiere a las Garantías y Principios Constitucionales, todo esto lo hago en razón de de que de todas las pruebas ofrecidas y evacuadas en este juicio, no se pudo demostrar la responsabilidad de ninguno de los acusados en la comisión del hecho imputado. Por otra parte los vicios del allanamiento comienza a producirse desde el momento en que los funcionarios pidieron la colaboración de los testigos de los cuales ninguno de ellos supo precisar con exactitud el lugar en donde lo recogieron, violando lo establecido en el art. 210 del COPP, ya que el referido artículo prevé que los testigos deben ubicarse en la cercanía del lugar a inspeccionar es decir deben ser vecinos del sector. Por todo lo expuesto solicito se dicte una sentencia condenatoria y se le restituya la libertad a los acusados desde la sala de audiencias…”

La fiscal 11º del Ministerio Público Dra. Carmen Moreno, así como los defensores María Gómez, Alirio Echeverría y el Fiscal 22 Wuillian Guerrero, ejercieron el derecho a réplica.

Finalmente y de conformidad con lo previsto en el artículo 360 los acusados hicieron uso del derecho de palabra, en primer término el enjuiciado Jesús Evangelista Yépez Buriticar quien expuso:
“…me causa gran inquietud lo que señala el Ministerio Público en cuanto a que pudimos esconder las llaves, lo único que quiero decir es que somos inocentes, y que quiero aclarar que yo al momento de la revisión corporal estaba esposado y eso se evidencia con las foros que tomaron y no como dice en las actas…”


Por su parte la acusada Mireya Magadalena Sarduy manifesto:

“…nosotras no tenemos porque pagar los errores de mi padre solo por estar en el sitio equivocado, todos nosotros somos inocentes…”


En tanto la acusada: Nilvia Aurora Sarduy Guedez declino hacer uso de su derecho, por lo que se decreto formalmente cerrado el debate oral y público pasando a deliberar el tribunal a tenor de lo establecido en el artículo 361 del Código Orgánico Procesal Penal.

HECHOS Y CIRCUNSTANCIAS QUE EL TRIBUNAL ESTIMA ACREDITADOS EN JUICIO


En el transcurso del debate quedo evidenciado que el día 16 de Mayo del año 2005 funcionarios policiales adscritos a la fuerza armada policial del Estado Lara, se hicieron presentes en la Urbanización Barici, calle cuatro entre calles “C “ y “D” en la ciudad de Barquisimeto, exactamente en una vivienda de dos plantas, a los fines de efectuar como efectivamente lo hicieron una visita domiciliaria, acordada en una orden de allanamiento emitida por el Tribunal de Control Nro. 8 de este Circuito Judicial Penal. Una vez en el sitio revisaron la vivienda y localizaron una habitación ubicada en la planta alta, la cual se encontraba cerrada con llave, por lo que optaron con autorización de miembros de la familia, abrirla violentando la cerradura, una vez en el interior de la habitación la cual fungía como dormitorio inspeccionaron el ambiente y entre el jergón de una cama y el colchón localizaron un koala, en cuyo interior encontraron sustancias estupefacientes y psicotrópicas, distribuidas en muestras: “A” cuatro envoltorios con un peso neto de 49.500 gms. De alcaloide de cocaína. “B” diez envoltorios con un peso de 18.800 gms. De un polvo blanco con trazas de alcaloide de cocaína, “C” un paquete compacto con un peso neto de 176.800 gms. De un polvo blanco con trazas de alcaloide de cocaína y “C” siete envoltorios con un peso neto de12.500 gms. de alcaloide de Cocaína. Igualmente se un dedil contentivo de 12.500 gramos con quinientos miligramos de alcaloide de cocaína. Y Un envoltorio con restos vegetales que resulto tener un peso neto de 23 gramos de la planta conocida comúnmente como Marihuana (Cannabis Sativa Liinne).

También quedo demostrado en juicio que los enjuiciados fueron sometidos a las correspondientes pruebas toxicologicas dando como resultado que los acusados: Jesús Evangelista Yépez Buriticar y Silvia Aurora Sarduy Guedez, resultaron negativos tanto a la prueba denominada raspado de dedos como a la prueba de la orina, la primera a los fines de establecer científicamente la presencia en su organismo de Resinas de Tetrahidrocannabinol, principio activo de la planta Marihuana y la segunda a los fines de lograr determinar la presencia de Metabolitos de Tetrahidrocannabinol, Benzodiazepinas, Barbitúricos o cualquier otra sustancia psicotrópica o toxica, que permita orientar el consumo individual. En tanto realizadas las mismas pruebas a la enjuiciada Mireya Sarduy Guedez, resulto positivo al consumo de Marihuana y Cocaína.

Así mismo, se determino en el proceso, que los acusados fueros aprehendidos en el interior de la vivienda propiedad del padre de las acusadas Mireya y Silvia Sarduy, el ciudadano: JESUS SARDUY, una de las personas identificadas, en la orden de allanamiento en conjunto con Yarua Martinez del Pino, quien resulto ser su esposa y Ramón Tejera, todo lo cual considera quien aquí sentencia, fue suficientemente acreditado por los medios probatorios que se valoran de conformidad con lo previsto en el artículo 22 del Código Orgánico Procesal Penal.

Así analizado como fue por el Tribunal Mixto y valorado por la Juez presidente de conformidad con lo previsto en el artículo 22 del Código Orgánico Procesal, se concluye por unanimidad, luego de apreciar el dicho de la testigo Ana Julia Pérez, quien presencio el momento en que los funcionarios hicieron acto de presencia en la vivienda, y la cual manifestó en el contradictorio, que ese día, como a las ocho de la mañana llegaron Nilvia y Jesús, que como a eso de las diez escucho un escándalo y eran los funcionarios, acompañados por Mireyita, que una vez adentro, le preguntaron si tenía llaves del cuarto y ella les dijo que no, que subió con ellos, que para entrar hubo que tumbar la puerta y al hacerlo, ingresaron, revisaron la cama y encontraron un koala en el colchón y de allí sacaron la droga, que ella se sorprendió porque nunca había visto ese koala.

En ese mismo orden de ideas declara la testigo María Rodríguez quien en su condición de doméstica, también se encontraba en la vivienda para el momento en que sucedieron los hechos, manifestando, que ese día había llegado Nilvia como a las ocho de la mañana y más tarde a eso de las diez llego Mireyita, pero que no llego sola, que entro con los funcionarios de la policía, que ella, (Mireyita) llego gritando, que Jesús y Nilvia se sorprendieron, pero igual los esposaron y los separaron, que no les habían hecho ninguna revisión corporal, que habían encontrado, según, la droga en el cuarto grande, donde dormía Yarua, que ese cuarto solo permanecía abierto si estaban los dueños, si no, lo cerraban ellos, y , nadie tenía llaves.

Así mismo declaro el ciudadano Felipe Antonio Meléndez, testigo instrumental quien presencio a solicitud de los funcionarios el procedimiento y expuso en juicio entre otros aspectos: que ese día, acompaño a los funcionarios hasta una plaza, que estuvieron un rato ahí, que luego detuvieron en la puerta de la residencia a una muchacha que estaba con un niño, que ella, la muchacha le dijo al servicio que abriera la puerta de la calle y fue cuando entraron a la casa, que empezaron a revisar todo, el recibo y los cuartos, y, que en la habitación de la señora se encontró debajo del colchón un koala con una droga, que luego bajaron y en la sala estaba una joven y un muchacho y el funcionario nos dijo que nos acercáramos que iba a revisarlo y le sacaron un dedil del bolsillo, que el vio cuando encontraron la droga debajo del colchón, que aparte de esa, encontraron el dedil, pero que primero encontraron la del koala, también manifestó que cuando el entro a la casa, advirtió que todas las puertas estaban abiertas y que había signos de violencia en la puerta del cuarto donde apareció la droga. Todas estas declaraciones se valoran en conjunto, a los fines de dar por probado, toda vez que son coherentes y no contradictorias entre si, el hecho de que efectivamente en la fecha ya establecida y en la residencia identificada actuaron los funcionarios, ejecutando una orden de allanamiento y localizaron en el interior de la vivienda, entre otros objetos de interés criminalístico, tal se describen en el acta de allanamiento y en las documentales de reconocimiento de objetos, un koala contentivo en su interior de droga, tal como se desprende de los anteriores dichos que son valorados en forma conjunta con lo aseverado por los funcionarios actuantes en el procedimiento: Fabián Alfonso Rodríguez Salcedo, Agustin José Pérez Marchan, Gregory José Vargas Dudamel e Ydelmar Adamis Orozco, quienes actuaron en el transcurso del allanamiento participaron en la aprehensión de los acusados, siendo coincidentes los testimonios de todos los testigos, en cuanto al numero de personas que se encontraban en la vivienda, así como las características de la vivienda y el lugar en que se encontró el koala y su contenido. Y así se declara.

Con relación al contenido del Koala y a los fines de establecer su existencia, el tribunal valora en forma conjunta todos los dichos analizados, y los adminicula a la testimonial de la experto Nelly Daza quien ratifico el contenido de la experticia química de fecha 20-06-05 realizada sobre varias evidencias, determinando el peso preciso de cada una de ellas así como el tipo de sustancia, concluyendo que se trataba en las muestras b y c de trazas de alcaloides de cocaína en tanto las muestras ( a, d y e) solo había presencia de alcaloide de cocaína, igualmente determino que una de las muestras analizadas correspondía a la planta conocida como marihuana, por lo que tal declaración se valora en conjunto con las documentales experticias Nros. 1129 y 1140, a los fines de dar por probado suficientemente la existencia material de las sustancias denominadas Cocaína y Marihuana, siendo que igualmente consta en autos, el acta de allanamiento con sus resultas en la cual se detallan las muestras incautadas en el procedimiento. Documental que fue debidamente ofrecida como prueba en su oportunidad y la cual fue incorporada a juicio, dándole el tribunal valor de presunción, que adminiculada a los dichos, analizados conforman un todo probatorio, solo en cuanto, al hecho incuestionable de la existencia de la sustancia, toda vez que aplicando las máximas de experiencia, se observa que la funcionara suscritora de dicha experticia lo hace en el cumplimiento de su deber, sin tener ningún interés en el asunto, y apoyándose en sus conocimientos científicos, por lo que al no ser impugnada por las partes ni cuestionadas las resultas de las experticias por ella realizadas, aunada a la declaración de todos los testigos ya señalados, se constituye un acerbo probatorio con fuerza jurídica, suficiente para establecer que efectivamente, se realizo el procedimiento y se localizo la sustancia posteriormente analizada por la experta, con el resultado ya igualmente establecido. Hechos que fueron calificados por el Ministerio público, como propios del delito de Distribución de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicos y por los cuales solicito el enjuiciamiento de los acusados, y así se establece, a tenor de lo previsto en el artículo 22 del Código Orgánico Procesal.

Ahora bien demostrada la existencia de la sustancia psicotrópica, es necesario determinar si con los elementos debatidos en juicio se pudo dar por probada la culpabilidad y responsabilidad penal de los acusados en el ilícito de Distribución de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicos ilícito, por el que finalmente fueron enjuiciados los acusados, a los fines de dictar, tal como lo solicitara el Ministerio Público, una Sentencia Condenatoria, para ello esta juzgadora aplicando el método de la sana crítica, las máximas de experiencia y las reglas de la libre valoración de la prueba, previsto en el artículo 22 del Código Orgánico Procesal Penal, actuando como Jueza Presidenta del Tribunal Mixto entra a realizar la correspondiente valoración de pruebas en los siguientes términos:

Analizado y valorado por separado y posteriormente comparados entre si los dichos de las testigos: Pérez Ana Julia y María Rodríguez, ambas domésticas de la residencia, fueron contestes en señalar que los acusados no residían en esa vivienda, que las dos jóvenes eran hijas del dueño de la casa, que éste vivía en la misma con Yaruma su nueva esposa, y que las niñas, refiriéndose a las acusadas, se habían mudado hacía años, recién muerta su madre, a la casa de sus abuelos maternos, que ese día Nilvia y Jesús (su novio) habían llegado como a las ocho de la mañana. Así mismo fueron contestes en señalar al tribunal que la droga fue localizada en el interior del cuarto principal, que el mismo se encontraba cerrado con llaves y fue necesario abrirlo con la fuerza o sea con violencia. En este último aspecto coincidieron todos los testigos ofrecidos por el Ministerio Público, incluyendo a los funcionarios Gregory José Vegas Dudamel y Fabian Alfonso Rodríguez, así este último manifestó ser la persona que incauto la droga, expresamente, señalo que la acusada Mireya a quien aprehendieron en la calle, a las puertas de la vivienda, accedió a que se realizara el allanamiento que fue la persona que le dijo desde afuera al servicio que abriera la casa, y posteriormente manifestó no tener llaves del cuarto, que se encontraba cerrado, que el mismo pertenecía a su padre y a su madrastra y que autorizaba para abrirla a la fuerza. En tanto Gregory José Vegas Dudamel coincidió en señalar que al llegar la comisión se ubico en la plaza, que vieron salir a una muchacha con un niño en los brazos de la residencia, que cuando ellos se preparaban para ingresar a la vivienda por la fuerza, por que no les abrían la puerta, la joven (Mireya) se apersono y al ser informada que se trataba de un allanamiento, llamo y ordeno a las personas de servicio que abrieran la puerta. Que una vez dentro de la residencia tuvo conocimiento que en la parte de arriba habían encontrado un koala con droga, que el no presencio ese hallazgo, que los funcionarios bajaron a la sala donde el estaba y fue allí cuando procedió el funcionario Fabián Rodríguez a realizar la revisión del joven y le encontró un dedil similar a los localizados en el koala. Igualmente informo el testigo que la orden de allanamiento por la que se realizo el procedimiento estaba dirigida a Jesús Sarfuy, Román Tejera y Yaruma Martínez. En el mismo orden de ideas declaro el testigo funcionario Agustin José Pérez Marchan, quien a preguntas respondió expresamente que el no había presenciado el hallazgo de la droga porque se había quedado en la planta baja, pero que el procedimiento se realizo en la vivienda con una orden de allanamiento por una denuncia en la que señalaban la residencia y las características de Yarua Sarduy, Jesús Sarduy y Ramón Tejera, que por eso se solicito para esas tres personas, porque la información era que ellos vivían allí. Por su parte la funcionaria Ydelmar Adarmis Orozco Rodriguez, manifestó al tribunal que llegaron al sitio y vieron salir a una muchacha con un niño en los brazos, que ellos tocaron la puerta y como a los dos minutos se regresa la joven y cuando se le explico lo de la orden de allanamiento, ordeno que se abriera la puerta e ingresaron y ella entro con ellos, que subieron al cuarto principal y estaba cerrado, indicando la joven (Mireya) que ese cuarto siempre estaba cerrado, igualmente informo la testigo, que fue ella como funcionaria femenina la encargada de realizar la revisión corporal de ambas jóvenes y no les encontró nada ilícito.

Del análisis de los testimonios ya señalados no le queda duda alguna al Tribunal Mixto que efectivamente la vivienda objeto del allanamiento es lugar de residencia del ciudadano Jesús Sarduy y Yaruma Martínez, quienes ostentan la condición de padre y madrastra de las acusadas, por lo que nada extraño, resulta a la luz de las máximas de experiencia que en el interior de la misma se encontraran las hoy acusadas Mireya y Nilvia, en condición de hijas del dueño de la vivienda Jesús Sarduy, inclusive no pone en duda este tribunal ni lo considera relevante, establecer si las mismas residen fija o temporalmente en dicha vivienda, pues el hecho cierto es que de los testimonios analizados, no surge ningún elemento de convicción que permita vincular la conducta desplegada por estas jóvenes con los hechos delictivos de Distribución de Sustancias Estupefaciente y Psicotrópicas por los que fueron acusadas, no probo en modo alguno el Ministerio Público, cómo y cuándo estas jóvenes y mucho menos el acusado Jesús Evangelista Yépez, quien estaba en la casa circunstancialmente, por ser novio de una de las acusadas, distribuían narcóticos y mucho menos pudo probar que la droga incautada en la vivienda les pertenecía, o tuvieran conocimiento alguno de su existencia, pues por el contrario de los elementos probatorios ofrecidos por el órgano acusador, quedo evidenciado en forma irrebatible que la investigación se inicia por denuncia anónima, en la que se menciona concretamente a los ciudadanos: Yarua Sarduy, Jesús Sarduy y Ramón Tejera, siendo que los dos primeros efectivamente viven en la residencia y fungen como responsables de la misma, así se evidenciadle dicho de las domésticas Ana Julia Pérez y María Rodríguez quienes fueron contestes al señalar que esas dos personas son quienes cubren los gastos de la casa, les cancelan los sueldos a las mismas y ocupan el cuarto principal de la vivienda, lugar donde se encontró la mayor cantidad de droga, la cual se localiza en el interior de un koala negro, oculto bajo un colchón de una cama que se encontraba en el interior del cuarto cerrado con llave, que fue necesario aplicar la fuerza a los fines de abrirlo y para lo cual se contó con la colaboración de una de las acusadas, concretamente la joven llamada Mireya, así lo asevero expresamente el testigo Francisco Fabian Rodríguez, al responder a preguntas que la muchacha que nos acompañaba, refiriéndose a Mireya, autorizo para que se abriera la puerta, por lo que resulta incoherente y poco probable, la pretensión del Ministerio Público, al sostener que fue probada la culpabilidad de la acusada en la comisión de ilícito alguno, pues en este caso concreto no se vislumbra que Mireya hubiese obstaculizado el ingreso de los funcionarios a la vivienda, por el contrario coadyuvo con ellos, para que abrieran la puerta tanto de la calle donde ella se encontraba, renunciando inclusive a la oportunidad de evadir el procedimiento, pues no escapa a este tribunal el hecho, de que fue ella voluntariamente, quien al percatarse que los funcionarios tocaban a la puerta se devolvió y ordeno se abriera la puerta, en tanto las personas que estaban adentro, incluyendo a la acusada Nilva y su novio el también acusado Jesús Yépez, recibieron a la comisión en la sala de la casa, actitud que es normal que no evidencia intento de ocultar evidencia o de escapar del sitio, menos cuando posteriormente en plena ejecución de la inspección, autoriza la acusada Mireya, la apertura de la puerta de la habitación, en la cual se encuentra el koala contentivo de la droga, por lo que no existe relación de causalidad alguna entre la conducta desplegada por los acusados y la comisión de hecho punible alguno y menos en el de Distribución de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas. Y así se fue percibido en forma unánime por el Tribunal Mixto.

En cuanto a la acusación presentada contra el acusado Jesús Evangelista Yépez Buriticar, encuentra este tribunal que existen serias y graves dudas con relación a las circunstancias de modo y tiempo en que le fue supuestamente encontrada un dedil contentivo de cocaína al acusado, pues si bien es cierto el funcionario Fabián Alfonso Rodríguez, sostiene que personalmente realizo el hallazgo, tal dicho resulta insuficiente para declarar la culpabilidad del acusado en el delito de Distribución de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicos, toda vez que amen de las innumerables contradicciones en cuanto a si el acusado se encontraba o no esposado para el momento en que se le hace la revisión corporal, no queda ninguna duda que tal revisión se efectúa posteriormente al hallazgo de la droga incautada en el koala, a mas de una hora de haber ingresado los funcionarios a la vivienda, lo cual genera una grave duda a favor del acusado, pues no resulta lógico ni factible que estando los funcionarios en el interior de la vivienda, realizando un allanamiento el acusado hubiese permanecido con un dedil de cocaína en su bolsillo, si tal como lo sostuvo el también funcionario Gregorys José Vegas Dudamel, el acusado permaneció sin esposas hasta después que se le hizo el hallazgo, y a decir del funcionario Agustin José Perez Marchan, los acusados tuvieron oportunidad de desplazarse por la vivienda en forma tranquila, por lo que ante lo pequeño del dedil, es evidente que como medida de protección, lo lógico y común es que el acusado hubiese intentado despojarse de tal evidencia, por otra parte la testigo Ana Julia Pérez sostuvo que ella percibió cuando el funcionario Fabián Alfonso Rodríguez, bajo de la planta alta con algo en la mano, que se dirigió hasta el acusado, el cual se encontraba esposado y manifestó que le había encontrado el dedil, igualmente el testigo instrumental Felipe Antonio Meléndez en cuanto a este punto fue enfático en señalar que la revisión al acusado se había hecho posterior al hallazgo de la droga encontrada en la planta alta de la vivienda, manifestando dudas con relación a si el mismo se encontraba o no esposado, por lo que surgiendo como ha surgido tan grave duda, necesariamente el tribunal debe declarar que el solo dicho de los funcionarios tal como lo ha sentado el Tribunal Supremo de Justicia, no resulta prueba suficiente para decretar la culpabilidad de los acusado, por lo que necesario es concluir que en el transcurso de este juicio no fue posible demostrar la participación, y culpabilidad de ninguno de los acusados en la comisión del delito de Distribución de Sustancias estupefacientes y Psicotrópicos que le fuera imputado por el Ministerio Público, tal quedo establecido en juicio y así se decreta.

Concluye pues este Tribunal Mixto constituido con Escabinos, que con los escasos medios probatorios, efectivamente activados en el juicio: testimoniales y documentales el Ministerio Público no probó la culpabilidad de los acusados, quienes fueron aprehendidos en el interior de una vivienda que no se demostró fuera de su propiedad, mientras que surgen graves indicios que efectivamente tanto la residencia como el cuarto en el que se localizo la droga corresponden a dos de las personas mencionadas en la orden de allanamiento que origina el proceso. Así se infiere del acta de allanamiento o visita domiciliaria y cuyo contenido fue leído como documental en audiencia, y de cuyo contenido se da por suficientemente probada que ninguno de los acusados aparece en la misma, documental que también fue ofrecida como prueba y la cual es valorada por este tribunal en conjunto con las testimoniales ya analizadas, a favor de los acusados, por lo que este tribunal considera pertinente y ajustado a derecho por insuficiencia probatoria, de lo alegado por el Ministerio Público, declararlos INOCENTES y DICTAR SENTENCIA ABSOLUTORIA a favor de los acusados: Mireya Magdalena Sarduy Guedez, Nilvia Aurora Sarduy Guedez y Jesús Evangelista Yépez Burticar, toda vez que el Ministerio Público no destruyo la presunción de inocencia que como garantía constitucional acompaña a los enjuiciables, hasta tanto producto del debido proceso se destruya la misma y se demuestre su participación, culpabilidad y responsabilidad en la comisión de un hecho punible y así se declara.

Se desestima el dicho de la testigo Damaris Guedez García, de cuya exposición no se desprende elemento alguno ni a favor ni en contra de los acusados, igualmente el tribunal no valora la documental incorporada en el transcurso del juicio consistente en copia de asuntos en el cual consta el nombre de uno de los testigos presénciales del allanamiento, toda vez que este testigo no compareció a la Sala de Juicio, no obstante se le observo al Ministerio Público que fue efectivamente verificado en el Sistema Juris 2000 constatándose la veracidad del contenido de dicha prueba, lo cual constituye un indicio de una posible irregularidad, que orienta hacia la presencia de los llamados testigos profesionales “o de oficio”, hecho que sin lugar a dudas enturbia la administración de justicia y pone en tela de juicio la probidad de las actuaciones de los órganos públicos, encargados de coadyuvar con el Ministerio Público en las investigaciones Penales, en razón de lo cual se insto a la Fiscalía del Ministerio Público a la correspondiente averiguación.

DISPOSITIVA

Por todas las razones de hecho y de derecho antes expuestas, este Tribunal sexto de Juicio, constituido como Tribunal Mixto con Escabinos, del Circuito judicial Penal del Estado Lara, actuando en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por autoridad de la ley, ABSUELVE a los Ciudadanos: Mireya Magdalena Sarduy Guedez, Nilvia Aurora Sarduy Guedez y Jesús Evangelista Yépez Burticar plenamente identificados en esta decisión, y quienes fueron sometidos a juicio acusados de la comisión del delito de DISTRIBUCION DE SUSTANCIAS ESTUPEFACIENTES y PSICOTROPICAS, ilícito previsto y sancionado en el artículo 34 de la Ley Sobre Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicos, por no haberse demostrado en el debate su participación y responsabilidad penal en los hechos objeto de la acusación presentada por el Fiscal del Ministerio Público, en el transcurso de la Audiencia, por lo que siendo la presente SENTENCIA ABSOLUTORIA se ordena su libertad inmediata. La presente sentencia se dicta de conformidad con lo establecido en los artículos 8, 9, 13, 22,363, 364,365 y 366 del código Orgánico Procesal Penal.

La Dispositiva de la presente decisión fue leída íntegramente en audiencia, en fecha dieciocho (18) de Diciembre del presente año, y con su lectura quedaron notificadas todas las partes, siendo publicada su fundamentaciòn en el día de hoy dieciséis (16) de Enero de 2007. Por lo que una vez quede definitivamente firme, remítase la totalidad del asunto al archivo judicial a los fines de su guarda y custodia. Regístrese, publíquese, y cúmplase


Dra. Pilar Fernández de Gutiérrez
Jueza Presidenta


Jueces Escabinos


Karen Josefina Ferrer Alberto José Gimènez
Titular I Titular II

Neyda Yasmira Pineda
Suplente

La Secretaria

En la misma fecha se dio cumplimiento a lo acordado en la presente la presente sentencia, saliendo en libertad plena los acusados: Mireya Magdalena Sarduy y Jesús Evangelita Yépez, quedando la ciudadana Nilvia Aurora Sarduy privada de libertad a la orden del Tribunal quinto de Control en causa Nro. P-06-4645 y así se cumplió.

La Secretaria