REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA






EN SU NOMBRE
TRIBUNAL TERCERO DE PRIMERA INSTANCIA EN LO CIVIL, MERCANTIL Y AGRARIO DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO ARAGUA.
Sede: Civil

PARTE ACTORA; STELIO ARCAMONE S.
PARTE DEMANDADA: SANTOS CARDOZO AREVALO
MOTIVO: NULIDAD DE ASAMBLEA
EXPEDIENTE N° 10360 (APELACION)

En fecha 12 de noviembre de 2004, se recibió el presente expediente contentivo del juicio de nulidad de asamblea de condominio intentado por el ciudadano Stelio Arcamone, venezolano con cédula de identidad N° 2.971.389, abogado inscrito en el I.P.S.A. bajo el N° 14.293 actuando en nombre propio; con motivo de la apelación intentada en fecha: 21 de octubre de 2004, por el abogado Santos Cardozo inscrito en el I.P.S.A. N° 17.507 en su carácter de demandado, contra la decisión proferida por el Tribunal Segundo de los Municipios Girardot y Mario Briceño Iragorry con fecha 14 de octubre de 2004, que declaró con lugar la demanda.

En fecha 5 de abril de 2004, el Tribunal Primero de Los Municipios Girardot y Mario Briceño Iragorry de esta circunscripción Judicial, en lo sucesivo tribunal primero de los municipios, admitió la demanda y ordenó el emplazamiento del ciudadano Santos cardozo, para que contestara el segundo día de despacho siguiente a su citación.
En fecha primero de julio de 2004, el alguacil del Tribunal Primero de los Municipios, informa consigna el recibo de la citación debidamente firmado por el ciudadano Santos Cardozo.

En fecha 6 de julio de 2004, la Dra. Lea Casot juez provisorio del Tribunal Primero de los Municipios se inhibe y en consecuencia se aparta del conocimiento de la causa, pasando al conocimiento en virtud de la distribución de rigor, al Tribunal Segundo de los Municipios Girardot y Mario Briceño Iragorry también de esta circunscripción, en lo sucesivo Tribunal Segundo de los Municipios o Tribunal de la causa.

En fecha 19 de julio de 2004, el Tribunal Segundo de los Municipios lo da por recibido. El día 29 de julio de 2004 el juez se aboca al conocimiento de la causa previa notificación de las partes, por considerar paralizado el Procedimiento. Reanudada la causa en los términos ordenado por el a quo, el abogado Santos Cardozo procede a proponer las cuestiones previas previstas en los ordinales 2, 6 y 10 del artículo 346 del Código de Procedimiento Civil, en lo sucesivo C.P.C.

En fecha 9 de septiembre de 2004, el Tribunal de la causa, decidió la incidencia propuesta, declarando con lugar la establecida en los ordinales 2 y 6; y sin lugar la establecida en el ordinal 10 del artículo 346 del C.P.C, por considerarla extemporánea de conformidad con el artículo 885 del C.P.C.
En fecha 13 de septiembre de 2004, la parte actora presentó diligencia con el objeto de subsanar las cuestiones previas declaradas con lugar, siguiendo las pautas del artículo 350 del C.P.C., en los términos ordenados por el a quo.
En fecha 20 de septiembre de 2004, el ciudadano Santos Cardozo Arévalo presenta escrito de contestación al fondo de la demanda, alegando la caducidad de la acción y rechazando en forma genérica los hechos y derecho invocados por el actor. En esa oportunidad consigna copia fotostática de lo calificado por él como Asamblea de Copropietarios.

Abierta la causa a pruebas y transcurrido el lapso Probatorio el Juez de la causa, en fecha 14 de octubre de 2004, procedió a dictar el fallo definitivo declarando con lugar la demanda y en consecuencia nula la “asamblea extraordinaria de copropietarios del Edificio Residencias Boyacá, celebrada en fecha 05 de noviembre de 2003”… “que designó como presidente de la junta de condominio…al abogado SANTOS CARDOZO ARÉVALO.”

En fecha 29 de noviembre de 2004, el abogado DONATO VILORIA en su carácter de representante judicial del recurrente, presentó escrito, donde cuestiona la valoración del a quo respecto del medio probatorio de exhibición de documento, así como la existencia de una omisión en la valoración del medio testifical y finalmente denuncia una violación procedimental o del debido proceso en el trámite y decisión de las cuestiones previas propuestas.

Ahora bien, siendo la oportunidad para decidir la presente causa siguiendo el cronograma de actividades organizado en razón del gran cúmulo de causas, calificado como congestión judicial por nuestro máximo Tribunal de congestión judicial, hecho éste que es notorio en los distintos ámbitos de la geografía nacional, este Tribunal pasa a dictar su fallo definitivo en los términos siguientes:

I. Del vicio procesal denunciado.

Estima este Tribunal que, debe en primer lugar examinar la forma procesal empleada por el a quo para Tramitar y decidir las cuestiones previas propuestas por la parte demandada., por ser esta denuncia ligada al orden público.-
Con efecto, Denuncia la recurrente:
“… No considera el juez, que si no decidió las cuestiones previas de acuerdo al artículo 884, sino que por el contrario las decidió según lo previsto para el procedimiento ordinario, no puede en contrario aplicar el procedimiento ordinario para su decisión y aplicar el 885 para aducir que no propuso la cuestión previa del ordinal 10°. Al considerar de manera errada, debido a la mixtura del procedimiento entre el artículo 885 y 354 cercenó la defensa opuesta y por consiguiente influyó de manera decisiva en la sentencia…”




I.1. De la proposición y tramitación de las cuestiones previas en el marco del procedimiento breve.

Observa este Tribunal que en fecha 5 de abril de 2004, se admitió la demanda que encabeza el presente expediente, conforme al procedimiento breve y ello obedece a un mandato dispuesto en el artículo 25 de la Ley de Propiedad Horizontal, (ver folio 10). Dicha norma prevé que, todo lo relativo a la tramitación y decisión de las cuestiones previas debe ejecutarse siguiendo los pasos previstos en el Titulo XXII del Libro Cuarto del Código de Procedimiento civil (artículos 881 al 884). Cabe destacar, que en el auto de admisión antes señalado se ordenó la citación de la parte demandada para el segundo día de despacho siguiente al que conste su citación, sin el señalamiento debido de la hora en que debía llevarse acabo el acto de contestación, situación que coarta el derecho o la posibilidad prevista por el legislador en el artículo 884 del Código de Procedimiento Civil para la tramitación de la cuestiones previas, y en ese sentido enerva el derecho de defensa.

Al respecto, la sala Constitucional del Tribunal Supremo de justicia, tomando como base la sentencia de fecha 2-11-2001, expediente N° 2000-000883 de la Sala de Casación Civil, caso: Alirio Naime & asociados, ha sido del criterio en las sentencias de fecha: 12-11-2002, expediente N° 01-2474; 20-02-2003, expediente N° 01-1570 Y 26 de junio de 2006, expediente N° 06-0334 que todos aquellas causas donde deba seguirse el procedimiento por los trámites del juicio breve, con excepción de la materia inquilinaria, como quiera que:
“... se requiere la realización de un acto donde participan las partes y el juez; el demandado tiene derecho a plantear verbalmente las cuestiones previas y el demandante a oponerse a ellas, también verbalmente. Esa interacción requiere que el Tribunal fije una hora, del segundo día siguiente a la citación, para que tenga lugar la contestación. En consecuencia, el demandante y el demandado tienen la carga de presentarse a esa hora, y, pasada ésta precluirá la oportunidad para la contestación, el alegato de las cuestiones previas y la oposición a éstas, si fuere el caso…” (Negrillas nuestras.)

En el caso bajo examen observa esta alzada que, el hecho de no haberse fijado una hora determinada para el acto de la contestación de la demanda alteró el trámite procedimental, situación ésta que al no ser advertida oportunamente bien por las partes o bien por el Tribunal produjo sin lugar a dudas un desorden procesal que lesionó principios fundamentales ligados íntimamente con el debido proceso.

Por otro lado, el Tribunal de la causa al no advertir y corregir esa falla, contribuyó para que se produjera una grave confusión o caos procesal, al no establecer las reglas claras y transparentes para la tramitación y decisión de las cuestiones previas y para la contestación.

Además, se observa que, para la subsanación el tribunal de la causa siguió los lineamientos del juicio ordinario, (artículo 350 del C.P.C.) ordenó un plazo de cinco días, empero, para la contestación pretende siguió los lineamientos del juicio breve (artículo 885 del C.P.C.), vale decir, fajándose un día para la contestación.

Esta mezcolanza de procedimientos en un mismo proceso provoca claramente una situación de desigualdad procesal, violatoria a todas luces de los principios procesales establecidos artículo 15 del Código de Procedimiento Civil, que son de observancia incondicional, por interesar al orden público.

En consecuencia, ante estas anomalías con base a lo anteriormente explanado, y con fundamenta en el artículo 206 del C.P.C, se hace impretermitible ordenar la corrección inmediata en procura de la estabilidad procesal y por ende la reposición del juicio al estado de que se admita la demanda fijándose una hora determinada para la celebración del acto de contestación de la demanda, formalidad esta que es esencial para la validez del proceso. Así se declara.

Esta reposición es útil por cuanto resultó nugatorio el derecho fundamental a la defensa, que a su vez forma parte del debido proceso tal como lo dispone el numeral primero de artículo 49 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. El hecho de habérsele coartado a la partes la tramitación de las cuestiones previas en forma debida y dársele un tratamiento procesal para la subsanación y otro para la contestación ocasionó una desigualdad que vició de nulidad absoluta la tramitación y sustanciación del proceso. Así se declara.

D I S P O S I T I V A
Por todo lo anteriormente expuesto, este JUZGADO TERCERO DE PRIMERA INSTANCIA EN LO CIVIL, MERCANTIL Y AGRARIO DE LA CIRCUNSCRIPCION JUDICIAL DEL ESTADO ARAGUA, EN NOMBRE DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA Y POR AUTORIDAD DE LA LEY DECLARA:
PRIMERO: Nula de nulidad absoluta todas las actuaciones que rielan en el presente expediente, a partir del folio 10 al 85 ambos folios inclusive, todo de conformidad con el articulo 206 del Código de Procedimiento Civil.-
SEGUNDO: ORDENA la reposición del juicio al estado de que se admita la demanda fijándose una hora determinada para la celebración del acto de contestación de la demanda, formalidad esta que es esencial para la validez del proceso, y que está prevista en el articulo 884 del Código de Procedimiento Civil.-

No hay condenatoria en costas dada la naturaleza de la decisión, y de conformidad con el articulo 233 del Código de Procedimiento Civil, se ordena notificar mediante boletas a las partes de la presente decisión.-

Publíquese, Regístrese y Déjese copia del presente fallo y en su oportunidad legal bájese el presente expediente a su Tribunal de origen.-

Dada, sellada y firmada en la Sala de Despacho del Juzgado Tercero de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y Agrario de la Circunscripción Judicial del estado Aragua, en Maracay, a los quince (15) días del mes de Marzo del Dos Mil Siete (2.007).- 197° de la Independencia y 148° de la Federación.-
EL JUEZ.

ABG. RAMON CAMACARO PARRA.-
EL SECRTARIO

ABG. ANTONIO HERNANDEZ

RCP/n c.-
Exp N° 10360


En esta misma fecha siendo las 3:00 p.m., de la tarde, se registro y publico la anterior sentencia.-
EL SECRET.